Logo Promerica República Dominicana

Tus Finanzas

Finanzas y Hogar

Las finanzas sanas en el hogar empiezan con un presupuesto domestico. Hacer una lista de las necesidades diarias o mensuales le ayudará a ubicar en qué está malgastando el dinero y en qué aspectos puede reducir sus gastos.

¿Cómo hacer un presupuesto doméstico?

El coordinador del Consultorio de Finanzas Familiares de la Pontificia Universidad Javeriana, Juan David Altamar, aconseja:

  • Claridad en lo que se gana y en lo que se gasta. Para ello se recomienda guardar durante dos meses los recibos de los gastos mensuales obligatorios (facturas de mercado, servicios públicos, tarjetas de crédito, etc.) y conocer el monto real de su salario. Sume sus gastos y réstele a sus ingresos. Si está gastando más de lo que gana, se encuentra en problemas.
  • Organizar. Hacer una hoja de balance con tres columnas: gastos obligatorios, gastos fortuitos y ahorro. En la primera columna ubique los deberes financieros inaplazables y el monto que estos requieran. Los fortuitos deben representar un mínimo de su dinero y debe disminuirlos al máximo. A la columna de ahorro, aun cuando varía en cada persona, es recomendable destinarle mínimo el 10% de sus ingresos.
  • Mantener un presupuesto lo ayudará a sobrellevar los tiempos económicamente difíciles y le evitará recurrir a deudas para cubrir sus gastos. En los tiempos de bonaza permitirá ahorrar para el futuro y crear un colchón financiero.

 

Alimentos

El experto asegura que las personas generan una afinidad hacia productos específicos por preferencia o por dieta, por lo que no escatiman sus gastos en estos.

Sin embargo, tenga en cuenta los siguientes consejos que no afectarán la calidad de los alimentos:

  • Aproveche las ofertas en productos perecederos. Son artículos que puede comprar al por mayor a un menor precio y sin preocuparse por su vencimiento en el corto plazo.
  • Pensar el menú. Organice el menú de la semana teniendo en cuenta lo que ya ha comprado y no por sus antojos de último momento. De esta forma, evita adquirir nuevos artículos que quizás no use, pero que sí lo harán salirse del presupuesto.
  • No comprar con hambre. Así no tendrá la tentación de salirse de la lista de compra.
  • Limitar las comidas fuera de casa. En el caso que sea necesario cámbielo por un café o un postre que sale más barato.

 

Ropa

Si bien la elección y compra de la ropa es subjetiva (para muchos puede ser una prioridad), ahorrar en este rubro no es sinónimo de vestir mal, ni de estar fuera de moda.

  • Busque ropa de diseños básicos y colores primarios. De esta forma, puede combinarla sin problema.
  • Dentro del presupuesto general guarde siempre un porcentaje para el gasto de vestuario, con lo que evita comprar a crédito.
  • Aproveche el cambio de colección en las tiendas que sean de su agrado para comprar en oferta prendas que le permitan renovar su ropero.

 

Agua y Energía

  • Lavadora. Utilice la capacidad completa de este electrodoméstico. Recuerde que cada carga de la lavadora, si es de 14 libras, gasta aproximadamente 200 litros de agua.
  • Ducha diaria. Reduzca el tiempo en la ducha siendo consiente de la actividad que realiza. Cierre la llave mientras se enjabona.
  • Lavado de la loza. Acumule y realice una sola lavada al día. No olvide cerrar la llave para enjabonar.
  • Refrigerador. El 19% de la energía que se consume proviene de la nevera. Ajuste el termostato para mantener una temperatura de 6oC en el compartimento de refrigeración y de -18oC en el de congelación. Cada grado que reduzca la temperatura aumentará innecesariamente un 5% el consumo de energía. Mantenga la puerta abierta por el menor tiempo posible.
  • Luz. Aproveche al máximo la iluminación solar. Use colores claros en las paredes y techos que provocan una sensación de claridad y use bombillas ahorrativas, éstas duran ocho veces más y ahorran hasta un 80% de energía.